Logos

Logos

jueves, 10 de febrero de 2011

Oratoria y mensaje

Dominar un auditorio: ¡un arte que se practica!
En un mundo ideal, las personas no tendríamos problemas para entender los mensajes de otras y todo marcharía color de rosa, pero es indudable que existen barreras y ruido que no permiten la comunicación fluida con otros y, más difícil aún, al tratar de persuadir un auditorio.

Aunque no es el santo grial de las herramientas, la oratoria es una disciplina de género literario que aplica a los procesos comunicacionales y se circunscribe como el arte de persuadir a otro individuo o grupo de individuos con el fin de que tomen decisiones y actúen a voluntad siguiendo los lineamientos del mensaje hablado o visual que expone el orador

Persuadir es la clave de la oratoria.
Como quiera que la oratoria es una disciplina, toda instrucción necesita de práctica y tanto se convertirá usted en un buen orador como tiempo le dedique a leer y ejercitar sus parlamentos en privado. Las características importantes para dominar la facultad de sembrar mensajes en las personas son:
  1. La vocalización de las palabras.
  2. Leer y preparar el tema a explicar (no asuma que lo domina simplemente por experiencia).
  3. El tono y volumen del discurso.
  4. La pertinencia de los contenidos expuestos.
  5. La empatía con el público.
  6. Las pausas y silencios oportunos.
  7. El entusiasmo y la motivación que le imprima a su disertación.
  8. Mientras más oportunidades tenga de hablar en público, mayor experticia poseerá.
Expresar asertivamente lo que se desea transmitir requiere voluntad de mejorar
Como una contribución a nuestros lectores y cortesía del autor peruano Carlos de la Rosa Vidal encontrarán en el link: Enciclopedia de Oratoria Motivacional una obra excepcional que les ayudará a dominar el arte de explicar su mensaje a otra persona o a espectadores ávidos de conocimiento que buscan entender el mensaje que el expositor desea transmitir.

"Cuando se dirige a una audiencia de 300 personas en un tiempo de 20 minutos, usted es responsable como orador de 100 horas de tiempo que están dedicando esas personas a escucharle, ¡respete a su público!"

No hay comentarios.: