Logos

Logos

miércoles, 5 de enero de 2011

¿Por qué cuesta conectarnos?

¡ Conectarnos al mundo !
(imagen cortesía de Bangkok Business Connections) 
En una visita realizada a un cliente pudimos reflexionar sobre la importancia que tiene nuestra organización en el mercado y de como nuestros relacionados esperan mejores cosas de nosotros, era conmovedor ver como esta persona de origen asiático (90 % de nuestro negocio) se desvivía por atender a un extraño visitante que  pisaba su local; charlamos, conocimos a la familia que atendía el fondo de comercio, nos tomamos un café, especulamos sobre la actualidad política y económica, en fin, una entrevista redonda que nos dio la sensación de haber ganado una relación más entrañable con el señor Joaquin Fong.

En otras oportunidades hemos hablado sobre la importancia que tiene para las personas extranjeras y sus herederos el interés que como nacionales le damos a sus rasgos culturales, sus costumbres, su idioma y todo aquello que les haga recordar y estar orgullosos de su origen; de como esta disposición se podría convertir en un aliado poderoso al momento de entablar una relación duradera y de confianza con nuestros socios de negocio.

Es indudable que todas las personas no son iguales y de allí la clave de renovar estos aspectos descuidados de nuestro ser, puesto que el servir implica entender a la otra parte: sus inquietudes, sus anhelos, el modo como intenta transitar el mundo de los negocios y la lucha que libera para mejorar sus conexiones con quienes le rodean.

Pero entonces viene la duda: ¿que es lo que hace difícil que me relacione más fácilmente con los demás?; Brene Brown estudia la conexión humana, nuestra capacidad de empatía, de pertenencia. En una charla conmovedora y divertida en TEDxHouston, comparte una visión profunda de su investigación, que la llevó en una misión personal a conocerse a sí misma, así como a comprender a la Humanidad (para ver los sub-títulos en español, haga click en el enlace "View subtitles" y escoja la opción "spanish").



Ser es hacerImmanuel Kant (1724-1804) Filosofo alemán.

No hay comentarios.: