Logos

Logos

miércoles, 22 de diciembre de 2010

El arte de la guerra - Sun Tzu (Sexta parte)

¡Use la fuerza cuando sea necesaria!


Sobre la firmeza y/o el uso de la energía.

La idea de emplear la disciplina en los tiempos modernos se ha ido degradando a tal punto, que muchos "generales" se aterrorizan ante tal proceder y prefieren echar la culpa a la empresa, a los jefes superiores o a los colegas, antes que asumir la responsabilidad de actos necesarios para mantener el orden y la subordinación  para la consecución de las metas vitales del negocio.

Emplear lo extraordinario (lo que normalmente no se hace) es un concepto EXTREMADAMENTE simple que identifica con claridad lo que es preciso HACER para poder vencer y llevar las acciones profesionales por el camino de la obtención de los resultados. Muchas veces basamos nuestros planes o estrategias en el uso exclusivo de la fuerza "normal" y, ¿adivinen que?: obtenemos resultados "normales"; cuando se añade a cada plan algún esfuerzo a lo realizado en el pasado eso sólo significará un paso más. Se requiere de un vigor y fortaleza extraordinaria para obtener resultados extraordinarios.
¡Asuma la responsabilidad de sus actos! (Dilbert™)
Esto no quiere decir que usted va a comportarse como un dictador y echará de su lado a cuanta gente no esté de acuerdo con usted y/o no haga las cosas como usted desea que las haga. El empleo de la fuerza extraordinaria requiere de una reflexión extraordinaria de las diferencias que tiene cada persona, su aporte al negocio, las habilidades que tienen sus más cercanos colaboradores y el precio que usted está dispuesto a pagar para tener una actitud ganadora y una gestión extraordinaria.

El impulso que toma luego de la reflexión le proporcionará la fuerza mental y moral que debe aplicar en el momento indicado, en el instante preciso.

Impulso y Oportunidad son intangibles que los jefes menos impulsivos saben usar para poner cualquier situación a su favor; esto requiere de un comportamiento cortés pero firme que le permita accionar cuando sea necesario y en aras del bienestar de todos los que conforman el núcleo del negocio; no existe el respeto para quien no sabe o no quiere expresar lo que piensa por temor a que pensará el subordinado y peor aún, por temor a perder su popularidad. Sun Tzú dice: "La disciplina ha de ser comprendida como la organización del ejército; el general que siga mi consejo, es seguro que vencerá. Ese general ha de ser mantenido al mando. Aquel que ignore mi consejo, ciertamente será derrotado. Ese debe ser destituido".
La mitad de la vida es suerte, la otra disciplina; y ésta es decisoria ya que, sin disciplina, no se sabría por dónde empezar con la suerte, Carl Zuckmayer



Links relacionados:

No hay comentarios.: