Logos

Logos

sábado, 13 de junio de 2009

Nuevos desafíos (3ra. parte)

La tercera entrega sobre los nuevos retos que vemos hacia el futuro:

3. Actitud ante el servicio.

Uno de los valores de nuestra empresa es "somos serviciales"; a veces, si reflexionamos de tal forma que pongamos la palabra "servicio" en perspectiva, tenemos que reconocer que podríamos elevar el entusiasmo encerrado en el significado de éste vocablo. "Servir" en una sociedad que ha estado acostumbrada a lo contrario es el reto más hermoso que tenemos por delante; el crecimiento que ha tenido el holding en 14 años, ha hecho que descuidemos nuestros orígenes y hacia allá queremos regresar; habrá quien recuerde que los clientes se sorprendían por la rapidez del despacho, convenían en la educación y experta asesoría del vendedor, los diferentes departamentos se desvivían por prestar "servicio" a sus compañeros. Hoy día lo hacemos, pero la pregunta que queda en el aire es: ¿lo hago con convicción?.

Un esfuerzo por acrecentar esa convicción nos daría el poder suficiente para mejorar sustancialmente los diferentes ambientes de trabajo en todas las localidades donde estamos presentes, la pregunta necesaria sería: ¿y cómo lo hago?; favorecer este comportamiento implica una revisión del yo, es decir, si usted no es servicial, no puede esperar que quienes le rodean también lo sean; de nuevo volvemos al meollo del asunto: MODELAR.

El tema de la logística es derivativo al servicio, la subutilización de transportes que pertenecen a la compañía es clave y si mejoramos ese uso, optimizaremos el flujo de cargas y despacho.

Puede que suene repetitivo, pero sólo hay que fijarse en las empresas que han perdurado en el tiempo, que son exitosas y que son paradigmas del "SERVICIO"; al observar a sus ejecutivos, la mayoría tiene una Actitud ante el servicio que ha hecho que, para si mismo y para la empresa, logren cotas de excelencia que podremos igualar.

4. Actitud ante la planeación.

"Planificar" es una palabra que causa escozor a los gerentes modernos, tan es así, que escuché decir a alguien "no creo en la planificación". Bueno, está en su derecho a no creer, pero queremos preguntar lo siguiente: ¿usted no se planifica para comprar ese celular de última generación que le gusta mucho?¿no planifica para comprar la casa de sus sueños?¿no planifica el viaje que desea hacer en vacaciones?...y...¿porqué no hace lo mismo con su trabajo?¿sólo porque es trabajo?.

Ahora cabría observar a los dueños de negocio que han fracasado y a los que han tenido éxito: ¿no creen ustedes que la planeación fue el elemento clave para un resultado ó el otro?.

Comience por planificar su día, propóngase dos o tres objetivos medibles y al final del mismo evalúe; una vez que se acostumbre (que lo haga parte de sí), empiece a planificar sus semanas, vaya una a una, coloque tres objetivos semanales y evalúelos al final de la semana; al igual que las metas diarias, tales objetivos tienen que ser cuantificables, de otro modo no va a saber si los cumplió y el resultado del estudio de su perfomance le dará sensación de avance. Luego puede planificar el mes, el trimestre, el año y el quinquenio. En cada etapa es importante que no avance a el siguiente período de tiempo, hasta que no logre dominar el anterior, esto es clave. No desespere si no puede culminar una etapa, al final, todas las personas no son iguales y lo que usted puede crear es frustración. El escribir será una parte importante de ésta estrategia ya que, la finalidad de ello, es que los objetivos menores deben darle la consecusión de los objetivos mayores.

Es natural de la sociedad venezolana practicar la máxima "como vaya viniendo, vamos viendo", entonces: ¿cómo podríamos aspirar a una mejor situación personal ó un mejor estilo de vida sin planeación?...los líderes llamados a tomar el control de la organización en el futuro encontrarán que los directivos actuales evaluarán su Actitud ante la planeación.

No hay comentarios.: