Logos

Logos

martes, 30 de junio de 2009

Motivación (2da. parte).


Continuamos con la 2da. entrega en donde estudiamos el tema de la motivación:
En el cuarto escalón de la pirámide de Maslow encontramos las necesidades que alimentan el ego, para muchos éstas constituyen la piedra angular que permitiría motivar a los equipos de trabajo.

En esencia la forma como opera el cerebro humano y las creencias de las personas, permiten apuntar que la energía en el trabajo está estrechamente relacionada con el "Yo Quiero" (perfectamente ejemplificada en el esquema que encabeza ésta anotación, autoría de http://www.felizentutrabajo.com/).

El principio del "Yo Quiero", ubicado en el II cuadrante, está ligado con lo que siente el ser humano hacia su trabajo, es enorme el porcentaje de adultos en edad productiva que están haciendo trabajos divorciados de sus gustos, creencias y competencias; al igual que los estudiantes que no eligen bien la carrera universitaria en la cual se sentirían a gusto, el trabajo es fuente de angustia, problemas de salud y frustración.

Es importante por ello, "capturar" las señales que nos permitan darnos cuenta que un miembro del equipo está inquieto con respecto a sus responsabilidades y por tanto hace su trabajo "por cumplir". Nuestro norte como cabezas de equipo es escoger personas identificadas con el tipo de trabajo que realizan, puesto que opera en ellas el factor "Yo Quiero" de manera natural.
Favorecer un comportamiento hacia el "Yo Quiero" es un reto que nos impone el ejercicio del liderazgo, entre las herramientas de las que puede echar mano están:
  • Retar al equipo: cuando te sientes parte de un equipo, sientes deseo por que el mismo destaque; ante los retos que planteas como líder (es importante el entusiasmo que le imprimas) tu equipo tendrá una reacción favorable; en la forma en la que establezcas los retos está el secreto de equipos altamente motivados.
  • Control: darle el poder a cada uno de los miembros de escoger la manera en que van a contribuir a los logros del equipo, en consecuencia, la sensación de control alimenta el ego personal y permite al "Yo Quiero" desarrollar un sentido de libertad.
  • Cooperación: una manera de armonizar el ego de una persona es haciéndole ver que su ayuda determina el éxito del equipo, el ser humano responde a el sentido del "ser útil" cuando se le hace ver que con su consejo los demás miembros avanzan al objetivo común.
  • Confianza: Si los componentes del equipo tienen confianza en sus capacidades, en la empresa, en sus compañeros y en su líder, la reacción natural es la motivación intrínseca.
  • Reconocimiento: Cuando cualquier miembro del equipo es mencionado y felicitado por sus logros y tal mención es hecha con ponderación y sentido de avance, el "Yo Quiero" mejora sus probabilidades de instalarse en ellos.
Links relacionados:
Motivación (Primera parte)

    No hay comentarios.: